Croquetas de cocido caseras

Con carne del cocido y con mucho mimo y paciencia, haremos estas ricas croquetas al estilo de nuestras madres y abuelas. Para congelar o comer al momento.

Receta de croquetas de cocido caseras

Ingredientes para preparar croquetas de cocido caseras

  • Para la masa:
  • 600 gr. de carne del cocido
  • 100 gr. de harina
  • 75 cl. de leche
  • Sal
  • 2 cucharadas del caldo de cocido
  • 1/2 cebolla
  • Aceite de oliva sabor intenso
  • Para el empanado:
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Para freírlas:
  • Aceite de oliva

¿Cómo preparar croquetas de cocido caseras?

  • Cogemos la carne que nos haya sobrado del cocido, y la picamos en trozos pequeños con la ayuda de unas tijeras o la trituramos un poco con la picadora y la reservamos.
  • Luego, en una sartén con un poco de aceite de oliva, pochamos la cebolla cortada finamente con una pizca de sal y pasados un par de minutos, añadimos la carne. Removemos con la ayuda de una cuchara de madera de una forma continuada para que la carne no se agarre al fondo de la sartén.
  • Añadimos la harina, la mezclamos muy bien con la carne y dejamos que se cocine un poco para hacer la bechamel de las croquetas.
  • Al cabo de un tiempo, y sin dejar de remover, incorporamos poco a poco la leche y la vamos ligando con la harina y la carne. Rectificamos de sal y, cuando la salsa bechamel esté casi a punto, echamos un poco de caldo del cocido.
  • Seguimos removiendo hasta que la masa esté a nuestro gusto o cuando coloquemos la cuchara en posición vertical y dentro de la masa y se sostenga sola. Ése es el indicador de que está lista, por lo que retiramos la sartén del fuego y echamos la masa de las croquetas de cocido en una fuente y la dejamos enfriar.
  • Una vez fría, la metemos en el frigorífico tapada con papel de film para que no tome olores y dejamos que repose para que coja cuerpo (o hasta que empecemos a dar forma a las croquetas).
  • Antes de empezar a montar las croquetas es conveniente preparar todo lo que necesitamos. Para eso, batimos los huevos en un plato hondo o en un bol, echamos el pan rallado en otro plato y empezamos a tomar porciones de la masa y a dar forma a las croquetas caseras con la ayuda de una cuchara y la mano o dos cucharas, depende de la habilidad.
  • Una vez con forma cilíndrica, las pasamos por el huevo batido, posteriormente por el pan rallado y, para que no peguen, las vamos colocando en una bandeja del congelador, de esas que se utilizan para poner las cubiteras de hielo, la cual habremos forrado con film transparente.
  • Cuando la bandeja esté completa, la tapamos con el mismo film transparente y al congelador.
  • Al día siguiente, una vez congeladas, las distribuimos por raciones en bolsas y otra vez al congelador hasta que las quieras cocinar.
  • Llegado ese momento, sacaremos las croquetas caseras del congelador como una media hora antes de freírlas, y las dispondremos, fuera de la bolsa, sobre la encimera de la cocina. De esta manera, las atemperamos y evitamos, por una parte, que nos salte el aceite al freírlas y por otra, que nos quede parte del interior de la croqueta fría o congelada, como ocurre en algunos bares.
  • Freiremos las croquetas de cocido en tandas pequeñas, en una sartén con aceite de oliva a fuego medio-alto, y les daremos la vuelta con cuidado hasta que estén doradas por todos los lados.
  • Sacaremos las croquetas con una espumadera para que escurra el aceite encima de la sartén y las dispondremos en una fuente donde habremos colocado papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y ya tendrás listas tus ricas croquetas de cocido caseras. ¡A disfrutar!
  • Foto y fuente: Gastronomía con los Cinco Sentidos
Nota del autor:

La carne que echamos en la masa es la que se suele utilizar en el cocido, es decir, carne de gallina, morcillo de ternera y punta de jamón. Por este motivo, y dependiendo de las proporciones de gallina o de morcillo que hayamos echado, la masa de las croquetas nos quedará más clara o más oscura.

Como veis, se trabaja a golpe de cuchara de palo meneando una y otra vez hasta que todos los ingredientes están ligados y puedes dejar la cuchara insertada en vertical sin que se caiga.

Si no las quieres congelar, las puedes ir friendo según las vayas haciendo.

Una de esas cenas que nos apetece tomar en invierno, es una ración de croquetas de cocido caseras acompañadas del caldo que guisó la carne de las croquetas una vez desgrasado y clarificado. El caldo también los congelamos en raciones para así poder disponer de él en cualquier momento.